Cuentos para la vida X: El sacerdote en apuros

presa rotaA veces queremos ver donde no hay, otras nuestra ceguera es tanta que lo evidente pasa por delante nuestra sin que entendamos.
No está mal ir al oculista y graduarnos la vista periódicamente… Cada uno al suyo.

Un saludo
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    * Copy This Password *

    * Type Or Paste Password Here *